Nos hace falta un plan

Nos hace falta un plan

Nuestros objetivos dan sentido a nuestras acciones

A menudo me contactan clientes que quieren una página web. Mi primera pregunta, en ocasiones, aunque es de perogrullo, les deja descolocados.

¿Para qué?

No podemos lanzarnos a un proyecto sin tener muy bien delimitados sus objetivos, porque luego no sabremos si los hemos cumplido o no. Éstos siempre suelen estar, aunque sea en el subconsciente del cliente, si bien es importante ponerlos por escrito y contrastarlos con una persona conocedora del medio. Es muy usual para alguien sin experiencia confundir los objetivos, los tiempos o las formas. Y cuando hablo de objetivos, hablo de cifras, no solo de ideas. Ahí entra el asesor, que se encarga de ponerle números realizables y coherentes, para no producir frustración y evitar las expectativas inalcanzables.

¿Cómo?

Teniendo claro lo que queremos, podemos comenzar a pensar en cómo lo vamos a conseguir. Crear una web suele ser un paso en la dirección correcta, pero no siempre es el caso. En ocasiones, trabajar en Facebook o Twitter puede recompensar más. Por otro lado, hay que maquinar una forma de hacer llegar el mensaje. Al crear una web, tenemos que conseguir generar tráfico. Ya queramos vender, o apoyar a nuestro negocio offline, la primera tarea es llevar personas a nuestros contenidos. Hay muchas maneras para conseguirlo, y elegir una u otra dependerá de qué tipo y volumen de tráfico queramos en nuestra página. No se crea la misma web si queremos visitantes que vengan una sola vez a la página que si preferimos que vuelvan muchas veces, si queremos que estén un par de minutos o treinta, si queremos atraer tráfico de buscadores o de redes sociales… Todos nuestra estrategia debe estar informada por nuestros objetivos, y nuestro plan, creado a conciencia para facilitar que se cumplan.

¿Funciona?

El gran problema de las PYMES a la hora de llevar a cabo proyectos online. Una web no es hacer una reforma, que una vez terminada nos permite no volver a pensar en el asunto hasta dentro de unos años. Crear una web es como comprarse una furgoneta para hacer repartos. Si no se utiliza, no es más que dinero tirado a la basura. Utilizarla de forma eficaz y eficiente es muy importante también. Como contamos con tiempos limitados para esos menesteres, hemos de tener muy bien definidos nuestras tareas, para que cada minuto empleado cuente. Para ello, medir los resultados es fundamental. Luego habrá que evaluarlos y determinar las acciones posteriores. Se trata de un proceso continuo de mejora. Respondidas estas tres preguntas fundamentales, estaremos listos para tomar decisiones sobre la naturaleza del proyecto.

“El mayor riesgo de fracaso a la hora de emprender suele provenir de carecer de plan alguno: llevar a cabo acciones que no obedecen a ningún fin. Es difícil llegar entonces por casualidad al lugar que queremos.”

Manuel Raigada es licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas. Es consultor freelance y formador en comunicación y nuevos medios en webcriterio.com. También es profesor en la Confederación de Empresarios de Andalucía y la Cámara de Comercio. Está certificado por Google en Analítica Web.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*